El AquaDom, el ascensor dentro de un acuario

Desde 1988
1988 TIK
Aenor logo
Iqnet logo

En ASCENSORES ABANDO nuestra atención al cliente se materializa en un asesoramiento donde resolvemos cualquier duda o cubrimos cualquier necesidad, por esto, ofrecemos un servicio integral y de calidad.

Soluciones a
la medida

La imagen no esta disponible

En ASCENSORES ABANDO, ponemos a su disposición un excelente servicio de mantenimiento de ascensores y reparación. Nuestro objetivo es proporcionarle un servicio integral que promueve la tranquilidad y el confort que los clientes necesitan.

MANTENIMIENTO

La imagen no esta disponible

En ASCENSORES ABANDO nuestra atención al cliente se materializa en un asesoramiento donde resolvemos cualquier duda o cubrimos cualquier necesidad, por esto, ofrecemos un servicio integral y de calidad.

ASESORAMIENTO

La imagen no esta disponible

previous arrow
next arrow
Slider
Solicite
presupuesto
Comparta este artículo

El AquaDom, el ascensor dentro de un acuario

28th abril, 2016
Ascensor dentro de un acuario

 

Ascensor. Quién más y quién menos sabría definir con acierto en qué consiste dicho medio de transporte. Un habitáculo encargado de subir y bajar personas y mercancías dentro de un edificio. Pero ni este es el único lugar en que se puede alojar ni tampoco su única función.

Basta con viajar a Berlín y adentrarse en el interior del Radisson Blu Hotel. Allí se encuentra el AquaDom, un acuario con forma cilíndrica que tiene en su interior un ascensor. Con una altura de 25 metros y un diámetro de 11 metros, el AquaDom se alza con el título de ser el acuario cilíndrico más grande del mundo y el único en contener un ascensor panorámico en su interior.

 

A diferencia de lo que ocurre en otros acuarios, en este los turistas y huéspedes del hotel deben pulsar el botón y llamar al ascensor. Una vez dentro comienza una subida donde lo importante no es llegar a la última planta, sino disfrutar de los 1.500 peces de 97 especies diferentes que rodean el elevador y de los que disfrutan los pasajeros.

La idea de crear un acuario cilíndrico y colocar un ascensor en su interior fue idea del arquitecto alemán Sergei Tchoban. El acuario está formado por dos cilindros, uno exterior donde están alojados los peces y uno interior donde asciende y desciende el ascensor. Durante su construcción, el cilindro exterior se levantó a partir de cuatro piezas, mientras que el interior se pudo erigir con tan solo una.

Abierto al público en diciembre de 2003, el acuario costó alrededor de 12.8 millones de euros, aunque se ha convertido en la principal atracción del edificio. Un edificio que, además, acoge el Sea Life Centre de Berlín (el Centro de Vida Marina, en español).