Desde 1988
1988 TIK
Aenor logo
Iqnet logo

En ASCENSORES ABANDO nuestra atención al cliente se materializa en un asesoramiento donde resolvemos cualquier duda o cubrimos cualquier necesidad, por esto, ofrecemos un servicio integral y de calidad.

Soluciones a
la medida

La imagen no esta disponible

En ASCENSORES ABANDO, ponemos a su disposición un excelente servicio de mantenimiento de ascensores y reparación. Nuestro objetivo es proporcionarle un servicio integral que promueve la tranquilidad y el confort que los clientes necesitan.

MANTENIMIENTO

La imagen no esta disponible

En ASCENSORES ABANDO nuestra atención al cliente se materializa en un asesoramiento donde resolvemos cualquier duda o cubrimos cualquier necesidad, por esto, ofrecemos un servicio integral y de calidad.

ASESORAMIENTO

La imagen no esta disponible

previous arrow
next arrow
Slider
Solicite
presupuesto
Comparta este artículo

El ascensor de bicicletas

24th junio, 2016

En una ciudad llena de cuestas se ha convertido en algo normal encontrarse con alguna rampa, ascensor o escaleras mecánicas y facilitar así el paseo de los peatones. Ayudas que planifican la administración de una determinada zona y que se enmarcan dentro de las llamadas Infraestructuras de Movilidad Urbana Vertical (IMUV).

Pues bien. Entre tales infraestructuras hay construcciones que resultan de los más curiosas. Tal es el caso de The Cyclocable, un ascensor para bicicletas situado en Trondheim, una pequeña localidad de Noruega.

Ideado por el inventor local Jarle Wanvik, a diferencia de un elevador tradicional, este ascensor está compuesto por una especie de vía en el que encima transcurre un reposapié. El funcionamiento resulta bien sencillo: basta con colocar el pie derecho y aprovechar el impulso que ofrece el Cyclocable.

No hay cabina, ni puertas, ni poleas. Tan solo una vía de 130 metros de largo sobre la que se desplazan los usuarios a una velocidad de dos metros por segundo. Aunque el actual sistema de este ascensor comenzó a operar en 2013, en realidad el Cyclocable lleva en funcionamiento desde 1993.

Fue un año antes cuando a Wanvik se le ocurrió la idea. Decidió trasladársela a la administración local y después de una primera fase de desarrollo, se procedió a instalarla en una cuesta del barrio de Bakkladet, cerca del centro del municipio. Un barrio, por cierto, lleno de estudiantes, profesores y trabajadores de la Universidad de Trondheim, muy asiduos al uso de la bicicleta.

A su inauguración acudieron más de 2.000 personas y desde entonces lo emplean alrededor de 30.000 ciclistas al año. De hecho, se calcula que gracias al ascensor de bicicletas un 41% más de noruegos se han apuntado al uso de este vehículo. Aunque no solo los ciclistas se animan a emplear el ascensor. ¡Se apuntan hasta los peatones!